05 March 2020

¿Hay futuro para las tarjetas revolving?

*Autor del artículo: Javier Martínez, Asociado Senior de Procesal

Los magistrados del Tribunal Supremo se reunieron en Pleno el pasado 26 de febrero de 2020 para deliberar nuevamente sobre el carácter usurario de las tarjetas revolving. Tras una semana de agónica espera, habemus Sentencia (o al menos nota del Gabinete Técnico): una tarjeta revolving con una TAE inicialmente del 26,82% y posteriormente del 27,24% es usuraria

Para entender el origen esta decisión debemos remontarnos a la Sentencia del Pleno 628/2015 de 25 de noviembre, que estimó el carácter usurario de una tarjeta revolving suscrita en 2001 con una TAE del 24,6%. En tal supuesto, el control de usura se hizo comparando la TAE de la tarjeta revolving con el interés medio ordinario de las operaciones de crédito al consumo - que rondaba el 8-10% - publicado por las estadísticas del Banco de España.

A partir del año 2010, el Banco de España comenzó a publicar estadísticas específicas de las tarjetas revolving - desagregadas del resto de operaciones de crédito al consumo - que arrojaban unos tipos medios del 20%. Con base en estas, las entidades prestamistas han venido argumentado que las tarjetas revolving no eran usurarias porque su interés remuneratorio no sería notablemente superior como exige la Ley de Represión de la Usura. Por otra parte, los prestatarios - y asociaciones de consumidores - han defendido que deben ignorarse tales estadísticas y seguir aplicándose el criterio establecido por la Sentencia del Pleno 628/2015 de 25 de noviembre. Este acalorado enfrentamiento se trasladó a las Audiencias Provinciales, cuya jurisprudencia permanecía completamente dividida entre una y otra postura. 

Finalmente, y tras un primer intento abortado, la cuestión ha llegado al Tribunal Supremo. En este caso, la entidad prestamista recurrente ha solicitado al Alto Tribunal que se pronuncie sobre qué término de referencia ha de emplearse para realizar el control de usura de una tarjeta revolving suscrita en 2012, momento en el que ya existían estadísticas específicas para estos productos. 

El Tribunal Supremo ha concluido que debe usarseel tipo medio aplicado a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving publicado en las estadísticas oficiales del Banco de España”. Así, se desdice del término de referencia usado en la Sentencia del Pleno 628/2015 de 25 de noviembre y acoge los argumentos de los prestamistas.

No obstante, el Alto Tribunal desestima el recurso y aprecia la usura porque la TAE de la tarjeta revolving enjuiciada (primero 26,82%; después 27,24%) es “notablemente superior” al “ya muy elevadotipo medio de las tarjetas revolving publicado por las estadísticas del Banco de España (sobre un 20%). Asimismo, tiene en cuenta otras circunstancias concretas: que el prestatario no puede acceder a créditos menos gravosos, que las tarjetas revolving capitalizarían los intereses y comisiones y que el reducido importe de las cuotas mensuales puede convertir al deudor en cautivo hasta el completo repago de la deuda. Como ya hiciera la Sentencia de 2015, el Tribunal Supremo reprocha que el riesgo de los impagos no puede justificar una elevación tan alta de los intereses, llegando a afirmar que la “concesión irresponsable de préstamosfacilita el sobreendeudamiento de los consumidores.

Por último, el Tribunal Supremo advierte de que también puede analizarse la validez del interés remuneratorio de una tarjeta revolving desde los controles de transparencia e incorporación. Sorprende este pronunciamiento cuando esta cuestión ni siquiera fue objeto de debate

¿Supone esto el fin de las tarjetas revolving? No necesariamente. De la escueta información que se ofrece sobre el contenido de la Sentencia puede extraerse, a priori:

  • Que el Tribunal Supremo ha variado su criterio y entiende - ahora - que el término de referencia que debe servir de comparación para realizar el control de usura de las tarjetas revolving es el que el Banco de España publica específicamente para este producto y no el genérico para las restantes operaciones de crédito al consumo.
  • Que una tarjeta revolving cuyo interés no sea “notablemente superior” al tipo medio - 20% - podría no ser usuraria. Ahora bien, un exceso del 6,82% o del 7,24% sobre tal tipo medio conduce a apreciar su carácter usurario. Cabría preguntarse si la tarjeta revolving con una TAE del 24,6% enjuiciada en la Sentencia de 2015 también sería usuraria aplicando este mismo criterio.
  • Que aún cuando el interés remuneratorio de una tarjeta revolving no sea “notablemente superior” al tipo medio y no quepa hablar de usura, cabe analizar su validez desde los controles de incorporación y transparencia

*Artículo publicado en Expansión.

Contactos clave

Share on LinkedIn Share on Facebook Share on Twitter
    También puede ser de su interés

    El equipo de fondos King & Wood Mallesons analiza los efectos que la pandemia del COVID-19 está teniendo en el sector del capital privado

    15 diciembre 2020

    Equipo de KWM analiza las consecuencias fiscales del impago o aplazamiento de las rentas de alquiler como aspecto clave en las decisiones empresariales

    10 diciembre 2020

    El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea da un giro de 180º al criterio interpretativo acerca del periodo de 90 días en los despidos colectivos

    19 November 2020

    El equipo de Derecho Fiscal de KWM destaca las principales medidas contenidas en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021

    03 November 2020

    Otra información que le puede interesar

    Otras áreas de práctica

    Consulte qué asesoramiento legal podemos ofrecerle en su sector.