14 July 2021

Ley de Trabajo a Distancia: cuestiones claves

El pasado sábado, 10 de julio, se publicó en el Boletín Oficial del Estado, la Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia (“Ley 10/2021”), la cual entró en vigor el pasado día 11 de julio, y que viene a sustituir al Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia (“RDL 28/2020”). 

La presente nota informativa tiene como objetivo resaltar las modificaciones introducidas por la Ley 10/2021, respecto de lo establecido en el RDL 28/2020. A continuación, pasamos a detallar las principales novedades de la norma en el ámbito laboral respecto del anterior RDL 28/2020:

1. Principio de igualdad de trato y de oportunidades y de no discriminación entre trabajadores a distancia y trabajadores presenciales.

Las empresas deben evitar cualquier tipo de discriminación, directa o indirecta, no sólo por razón de sexo (como establecía el RDL 28/2020), sino también por razón de edad, antigüedad o grupo profesional o discapacidad, de las personas trabajadoras que prestan sus servicios a distancia.

2. Dotación suficiente y mantenimiento de medios, equipos y herramientas.

La empresa deberá dotar a los trabajadores que trabajen a distancia de los medios necesarios y su mantenimiento adecuado, para la realización del trabajo a distancia. Los convenios o acuerdos colectivos podrán establecer el mecanismo para la determinación, y compensación o abono de estos gastos.

En caso de personas con discapacidad, la empresa se asegurará de que los medios necesarios sean universalmente accesibles, para así evitar cualquier causa de exclusión. 

3. Repercusión en el tiempo de trabajo.

Respetando los tiempos de disponibilidad obligatoria y la normativa sobre tiempo de trabajo y descanso, la persona que desarrolla trabajo a distancia podrá flexibilizar el horario de prestación de servicios establecido.

El sistema de registro horario que impone el artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores, deberá reflejar fielmente el tiempo que la persona que realiza trabajo a distancia dedica a la actividad laboral, sin perjuicio de la flexibilidad horaria, y deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada.

4. Evaluación de riesgos y planificación de la actividad preventiva.

La evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo deberán tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo, poniendo especial atención a los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos y de accesibilidad del entorno laboral efectivo.

5. Facultades de control empresarial. 

La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad y teniendo en cuenta, en su caso, sus circunstancias personales, como la concurrencia de una discapacidad. 

6. Domicilio a efectos de considerar la Autoridad Laboral competente y los servicios y programas públicos de fomento de empleo aplicables. 

En el trabajo a distancia, se considerará como domicilio de referencia a efectos de considerar la Autoridad Laboral competente y los servicios y programas públicos de fomento del empleo aplicables, aquel que figure como tal en el contrato de trabajo y, en su defecto, el domicilio de la empresa o del centro o del lugar físico de trabajo. 

7. Incremento de las sanciones previstas en el artículo 40 del Texto Refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto (“LISOS”). 

Con efectos a partir del 1 de octubre de 2021, se incrementa el importe de las sanciones de la LISOS. 

A modo de ejemplo, las sanciones por infracciones graves en materia de relaciones laborales y empleo en su grado máximo se fijan en 7.500 euros (antes 6.250 euros) y las muy graves en 225.018 euros (antes 187.500 euros). 

8. Entrada en vigor. 

La Ley 10/2021 entró en vigor el pasado 11 de julio, excepto el apartado que modifica el artículo 40 de la LISOS , que entrará en vigor el 1 de octubre de 2021.  

Por último, que en lo que al trabajo a distancia concierne, continúan vigentes la obligación, ya contenida en el anterior RDL 28/2020, de suscribir un acuerdo escrito con un contenido mínimo, la voluntariedad y el principio de reversibilidad del trabajo a distancia, la no afectación al estatus laboral de la persona trabajadora, el carácter acordado de las modificaciones del acuerdo o el derecho a la formación y a la promoción profesional de la persona que trabaje a distancia.
Igualmente, se mantiene el porcentaje de trabajar al menos el 30% de la jornada laboral durante un periodo de 3 meses. 


Share on LinkedIn Share on Facebook Share on Twitter
    También puede ser de su interés

    The European Commission’s highly anticipated ‘Fit for 55’ package handed to the European Parliament and Council on July 14 is set to accelerate transformations across the EU’s economy.

    19 August 2021

    Análisis de la Recomendación de la Comisión Europea en la que se insta a los Estados miembros a permitir compensar las pérdidas de los ejercicios 2020 y 2021 con los beneficios ya gravados, al menos,...

    21 mayo 2021

    El equipo de KWM analiza los aspectos más relevantes del Real Decreto-Ley 2/2021, de refuerzo y consolidación de medidas sociales en defensa del empleo

    29 enero 2021

    King & Wood Mallesons Funds team analyses the global private equity trends emerging in the current economic situation after the COVID-19 pandemic

    21 January 2021

    Otras áreas de práctica

    Consulte qué asesoramiento legal podemos ofrecerle en su sector.